Dentro del ballet hay distintas sub clasificaciones en las que podemos encontrar al ballet clásico. El ballet clásico dentro de esta danza es el más formal de todos, cuyo origen viene desde el baile tradicional de Rusia; el ballet ruso. Pero también tiene otros antecesores que son el italiano y el francés. Lógicamente cada uno de ellos cuenta con sus variaciones pero todos ellos tienen algunos aspectos en común, que sin ellos no se les podría llamar ballet a ninguno de ellos.

Algunas de esas características son las siguientes. La utilización de las puntas, es el nombre que recibe el ‘’zapato’’ o calzado especial que se utiliza en este tipo de danza, en el ballet en general. Está regido por unas normas y movimientos muy estrictos, con diferentes pasos y movimientos tanto precisos como fluidos.

El poder practicas este tipo de danza, exige muchos años de preparación. El estar provisto del vestuario adecuado y propio de esta danza; los leotardos y mallas, siendo el tutú algo opcional. Pero que sobre todo en mujeres es algo muy característico y bello de admirar durante el desarrollo del baile.

Como ya he comentado previamente, las puntas son el calzado que puede ser de media-punta o solo punta.

El cuerpo de un bailarín de ballet clásico debe ser proporcionado, con los huesos de los tobillos y pies bien entrenados para resistir su peso sobre las puntas.

El ballet clásico, dentro del ballet es la representación del género dramático mediante diferentes danzas, movimientos coordinados o pantomimas. El ballet clásico se define a sí mismo por su técnica. Aunque dependiendo de la zona geográfica podremos encontrar un tipo de música diferentes, otro tipo de coreografía o una danza más o menos clásica.

Pero sin duda, el ballet clásico es el más antiguo de todos, y el que dio a conocer esta preciosa danza, y conocer las nuevas creadas a partir del clásico.

Julio Bocca es un bailarín y coreógrafo de ballet argentino que con solo siete años empezó su carrera de baile en la Escuela Nacional de Danza. Aunque sería con cuatro años cuando aprendió los primeros pasos del ballet. Años más tarde, formó parte de la Compañía de Ballet de Cámara del Teatro Colón dirigiendo su propio espectáculo.

Coincidiendo con su mayoría de edad, Bocca ganó la medalla de Oro en el Concurso Internacional de la Danza de Moscú. A partir de este hecho, su carrera profesional despegó como la espuma.

Para Bocca sus grandes referentes fueron José Parés, María Luisa Lemos, entre otros.

En la década de los 90, creo su propia compañía de teatro. Más tarde junto a Ricky Pashkus, crea la Escuela de Comedia Musical. Bocca ha estado bailando en lugares tan importantes como el Royal Ballet de Londres, la Zarzuela de Madrid o el Teatro Municipal de Santiago de Chile.

Bocca se despidió de los escenarios con la Bocca-Ultima tour y rodeado de otros compañeros de profesión como Diego Torres o Mercedes Sosa entre otros.

Tras su retirada, Bocca ejerció como director del Ballet Nacional de SODRE. Desde que estuvo al frente de este cargo, realizó numerosos espectáculos y grandes obras que le obligó a viajar alrededor del mundo. Bocca ha afirmado en alguna ocasión que quería situar el Ballet Nacional de SODRE entre las mejores pero no llegó a conseguirlo.

Por circunstancias que se desconoce, dejó la dirección del Ballet Nacional de SODRE pero no de manera definitiva. Debido a las numerosas polémicas a las que ha estado inmersa fuera de los escenarios, podría haber llevado a haber realizado esa decisión.

Pese a eso, sus últimos trabajos han sido grandes éxitos. Podríamos destacar “Estrellas en danza” en el que participo el bailarín español Igor Yebra o “Un tranvía llamado deseo”.

Alguna vez hemos oído hablar de la famosa danza del vientre, pero en este artículo explicamos algo más acerca de su historia y dónde se ha desarrolló esta danza.

Esta danza es una mezcla de distintos elementos tanto de Oriente Medio como de la parte Norte de África.

Dependiendo de la zona de procedencia, recibía un nombre diferente. El nombre árabe es conocido como raks sharki lo que se traduce como danza del este o danza oriental, debido a la zona de a que procede. Aunque al tratarse de la danza propia del país podemos encontrar también encontrarlo bajo el nombre de danza nacional: raks baladi. Esta parte de la danza oriental es solo una parte de la danza del vientre, esta danza se trata de una parte muy elemental de la danza en la que el movimiento es poco, básicamente de cadera.

Esta parte fue evolucionando hasta Egipto donde ya la conocemos como danza del vientre.

El raks sharki que hemos mencionado anteriormente al llegar a Egipto fue evolucionando como una danza folclórica junto a la danza clásica y contemporánea. Este tipo de danza se expresa con vueltas y más movimiento en todo el cuerpo; no solo en las caderas.

Una pequeña descripción de esta danza podría ser la siguiente. Como ya sabemos es una danza folclórica que puede ser interpretada por una o más bailarinas que interpretan increíbles coreografías en espectáculos. Son movimientos suaves y fluidos, moviendo con dulzura y eficacia diferentes partes del cuerpo y sobre todo las caderas. Lo bueno de este tipo de danza es que no es totalmente acompasada; de hecho, si nos fijamos algo podemos observar que no es necesario que los brazos se muevan al mismo ritmo que las caderas. Todos los movimientos de esta danza deben ser naturales, bonitos y fluidos. No se mueven los pies del suelo, lo cual significa la unión a la tierra.

La historia de la danza tiene casi los mismos años de historia y evolución como los de la raza humana. Por lo tanto debemos pensar que nuestros antepasados más remotos ya disfrutaban practicando de la danza. Lo que nosotros actualmente conocemos como nuestra historia, una parte más de nuestro arte hecho baile, deberíamos pensar que nuestros antepasados podrían utilizar la danza a la hora de aparearse o a modo de celebración. Por lo tanto vemos algunas similitudes con los destinos que tiene hoy en día.

Algunas curiosidades de la danza puede que sean conocidas por algunos, pero otras la verdad que son bastante sorprendentes.

La danza trata del movimiento corporal, ya sea liberándolo o bajo unas normas regias. En cualquier de los casos el desarrollo de la danza se relaciona con la inteligencia. Sobre todo si se comienza a practicar desde pequeño se ha comprobado que ayuda a aumentar la inteligencia de los niños.

SI nos fijamos en el mundo del ballet tenemos varias curiosidades destacables. Seguro que muchos conoces o han oído hablar de El Cascanueces y La bella durmiente. Pues estas son las obras de ballet más famosas de todo el mundo, y ambas cuentos infantiles.

Los bailarines a pesar de que no suelen tener unos cuerpos grandes, pueden llegar a sostener más de una tonelada de peso de todas las bailarinas que levantan en la función. ¿Impresionante verdad?

Durante la época en la que Hitler era quien dirigía Alemania hubo muchas prohibiciones sobre todo durante el desarrollo de la II Guerra Mundial, pero la danza no fue una de ellas.

Analizando los genes de auténticos profesionales de este mundo, mediante diversos estudios se llegó a concluir que hay ciertos genes que se encuentras vinculados a la parte emocional de la danza.

Y por último algo que podría sonar a chiste si lo pensásemos pero que podría ser muy beneficioso. Si los futbolistas profesionales añadiesen a sus entrenamientos bailes de samba les ayudaría a saber y poder controlar mejor su cuerpo, por lo tanto su herramienta de trabajo. Ayudando a sus actividades motoras y mejorando su rendimiento.