CRISTINA HOYOS, EL ARTE EN SUS MANOS

Bailaora flamenca y coreógrafa, Cristina Hoyos, se distingue de otras bailarinas de su época por su gran nivel técnico. Desde pequeña ha estado encima de un escenario y ha mostrado su talento por todo el mundo. En algunos países como Japón es totalmente una eminencia del baile flamenco. Cuando Antonio Gades descubrió ese extraordinario movimiento de mano, no lo dudó ni un segundo, y contó con ella para trabajar mano a mano en su compañía.

Después de 20 años, creo su propia compañía debutando en Paris. Pero no solo ha triunfado como bailaora sino también delante de una cámara. Películas como “Torero” o “Montoyas y Tarantos” fueron interpretadas por la sevillana.

Ha recibido numerosos premios entre los que se encuentra el premio Max a la mejor coreografía por Poeta en Nueva York. También fue la que ideó el museo de Baile Flamenco donde se presentaron los nuevos talentos de la danza.

Entre sus galardones se encuentra el Premio nacional de Danza, la medalla de oro de las bellas artes, y el premio Andalucía de cultura de danza. No fue solo premiada en España sino que fue condecorada caballero de la orden de las artes y las letras de Francia.

ssdsSus éxitos no se quedaron ahí, especial mención merece “El Romancero Gitano” y “Viaje al Sur”, “Arsa y Toma”, “Tierra Adentro” y “Viaje al Sur”. Con “Sueños flamencos” Cristina consiguió que fuese su compañía la primera en actuar en el Palais Garnier.

También luchó con el maldito cáncer que le llevó a estar apartada durante un temporada. Con energía y con un libro debajo del brazo volvía tras enfrentarse a esta enfermedad. En él fue capaz de relatar todas sus experiencias y sentimientos que tuvo por título “¡Ánimo p´alante” . Ella se convirtió a partir de ahí, en ejemplo a seguir para muchas personas que como ella sufrieron con esta enfermedad.

LA TÉCNICA Y LA PROFESIONALIDAD DE VICTOR ULLATE

El bailarin, coreógrafo y también director, lleva más de 27 años al frente de la compañía de danza que lleva su nombre. Sus actuaciones han cosechado numerosos éxitos tantos dentro como fuera del país.

Desde pequeño sabía que quería dedicarse a la danza y quería seguir los pasos de otro referente de la danza, Antonio el Bailarín. Pero fue su maestra María de Ávila, otra genuina bailarina, quien le enseño dos de los principios más valorados por un bailarín, la constancia y la disciplina. Con ella empezó sus primeras clases como bailarín en Estados Unidos.

Realizó espectáculos tan importantes como el “El Mercurio de Rome y Julieta” o “El Pájaro azul”.

Una de las coreografías  que ha considerado más importantes de su vida fue “El Sur”. En ella se escenifica los malos tratos hacia las mujeres. Para ello también contó con dos grandes de la música acompañándoles, el fallecido Enrique y su hija Estrella Morente. Siempre ha luchado por llevar a la danza a la altura que se merece. En numerosas entrevistas ha mostrado su enfado porque las compañías españolas de danza no son ayudadas económicamente.

Considerados para algunos bailarines profesionales como “uno de los bailarines más completos”. Tras muchos años viviendo fuera de España, en la década de los 80, el gobierno español le encargó que estuviera al frente de la compañía de ballet clásico, la primera en España. Años más tarde creó su propia escuela de danza que lleva por nombre “Centro de Danza Víctor Ullate”. Entre las obras que ha sido mostrada en su compañía se encuentra “Don quijote”, “El arte de la danza”, “El amor brujo”, entre otros.

El libro que publicó hace algunos años fue llamado “La vida y la danza” en el que desgrana y analiza todos lo que le ha ocurrido durante su vida profesional.

Su gran trabajo al frente de esta compañía le ha llevado a condecorarse con el premio Nacional de Danza y con la Medalla de Oro a las Bellas Artes.

ANTONIO GADES, EL MEJOR BAILARÍN DE TODOS LOS TIEMPOS

Así era calificado Antonio Esteve Ródenas, más conocido como Antonio Gades.

Este alicantino que vivía en una familia humilde ya le corría por su venas un arte inigualable. Desde joven alternaba su faceta como estudiante y la de bailarín.

Durante las numerosas entrevistas que realizó, afirmó que su talento lo descubrió la bailaora Pilar López. Decía que para él, ella era un referente y que le enseño que “lo primero está lo ético y después lo estético”. Gracias a ella acuño el apellido “Gades”.

Su primera creación, el espectáculo “Ensueño” recorrió los escenarios de todos los países. Tras una larga trayectoria profesional en Italia, se lanzó al mundo de la interpretación con el musical “Los Tarantos”. A partir de ahí adquirió numerosos éxitos en el cine con “Con el viento solano”, “El último encuentro” y “Los días del pasado”.

Pero no sería hasta 1969, cuando se lanzase creando su propio ballet formado por una docena de bailarines. A partir de sus éxitos dirigiendo su propia compañía, fue reconocido con el Premio Nacional de Teatro.

Con “Amor brujo”, otros de sus éxitos, participó como coreógrafo y paseo toda su arte por los escenarios de Europa, América y Asia. Luego “Bodas de Sangre” le catapultó a la fama. Años más anunció su retirada y por ende la disolución de su compañía de danza.

Antonio Gades también se sentía muy a gusto cuando interpretaba. Realizó con Cristina Hoyos y Laura del Sol las películas “Bodas de Sangre”, “Carmen” y “Amor brujo”.

Luego vuelve a crear su compañía de danza con el espectáculo “Fuenteovejuna”. Fue premiado con el Premio del Gran Teatro de La Habana, Premio de las Artes Escénicas “Corral de Comedias” de Almagro y homenajeado en el Festival Nacional de Cante de las Minas de Unión, pero a éste no pudo asistir por la enfermedad que le costó la vida. En sus últimas horas con vida agradeció a todos aquellos que disfrutaron con sus obras. Solamente decir que gracias a ti Antonio, por dejarnos este legado.

EL ARTE DE SARA

La gaditana Sara Pereira Baras, más conocida como Sara Baras, comenzó a hacer sus pinitos como bailaora de la mano de su madre, la también bailaora Concha Baras.

A partir de ese momento todo lo que esperaba a Sara eran enorme éxitos. Con solo 18 años, participó en la compañía de Manuel Morao actuando en numerosos festivales. Más tarde tuvo la oportunidad de viajar hasta Paris y deleitar a los parisinos con su forma de bailar. Esos triunfos que estaba cosechando encima del escenario, le llevaría a recoger el premio a la artista del año en el Festival de Sevilla.

Luego varios países europeos también pudieron disfrutar de su arte durante dos meses que le llevaría a rendir grandes honores a un referente para ella en el baile, Antonio Ruiz Soler.

Tras su dilatada experiencia como bailaora, se encargó de dirigir su propia compañía de danza que llevaría a debutar con un espectáculo al que denominó “Sensaciones”. Uno de los momentos en los que más disfrutó fue sin duda el espectáculo que dedicó a su Cádiz del alma.

Sara durante esa época no para: baila en conciertos, teatros, festivales, etc no solo en España sino también en el resto de Europa. Años más tarde fue galardonada por todo su trabajo con el Premio Nacional de Danza.

Pero una faceta que desconocíamos de Sara es que también realizó algunos pinitos como modelo. También triunfó en Estados Unidos con su espectáculo “Sabores”. Fue capaz de levantar a todos los americanos de sus asientos.

Tenía una vida tan frenética que no tenía tiempo para ella ni para su pareja y decidió hacer un descanso y dedicarse a una de las facetas más importante de su vida, la de ser madre. Se retiró de los escenarios durante un tiempo y volvió con las pilas cargadas.

Realizó numerosas giras tanto a nivel nacional como internacional con “Carmen” hasta que llega uno de sus grandes retos: “Voces” que rinde homenaje a las grandes figuras del mundo del flamenco, como Antonio Gades, Paco de Lucía o Enrique Morente entre otros. Ayer estrenó su espectáculo  en el Teatro-Circo de Albacete y hoy estará en el Teatro Buero Vallejo.

Para los que hayan podido conseguir una entrada, tendrá la suerte de disfrutar del arte de Sara.